La etapa infantil marca las bases emocionales y comportamentales de una futura vida adulta. De ahí la importancia de resolver cuanto antes cualquier problema o conflicto personal, social o académico que surja en los menores para que ésta sea sana y competente.

Los progenitores pueden verse desbordados por estas situaciones y necesiten la ayuda de un profesional especializado para aprender las herramientas necesarias que les permitan ayudar a los más pequeños en su desarrollo.

Estos son algunos de los problemas más comunes que abordamos en consulta. Pero no dudéis en preguntarnos por el vuestro ya que cada caso es único. La primera consulta es gratuita. En ella trataremos de conocer vuestra demanda para valorar la intervención que requiere y resolver vuestras dudas iniciales.

  • Ansiedad y miedos

    A la oscuridad, a estar solo, en las relaciones sociales, a decir no, a los animales, a separarse de los padres, con los deberes, en el colegio, etc.

  • Estado de ánimo

    Desmotivación, tristeza excesiva, apatía, falta de energía, frustración, bajo rendimiento académico, etc.

  • Conducta

    Mal comportamiento, incumplimiento de normas, rabietas, agresividad, etc.

  • Sueño

    Pesadillas, terrores nocturnos, insomnio, etc.

  • Control de esfínteres

    Enuresis (control del pis), encopresis (control de la caca).

  • Habilidades sociales

    Timidez, aislamiento, exceso de liderazgo, problemas de comunicación, asertividad, etc.

En la mayoría de los casos, estas problemáticas se entremezclan y son varios los puntos a tratar y objetivos que alcanzar, por eso os animamos a consultarnos porque hay algo que sí está claro, y es que estamos a tiempo de solucionarlo.