Formar un núcleo de convivencia seguro, sólido y sano es una carrera de fondo en la que nunca se deja de caminar. Personas diferentes con proyectos comunes que tratan de dar forma a lo que denominamos, familia.

Es habitual que aparezcan dificultades, dudas o preocupaciones así como que comiencen a surgir conflictos entre sus miembros que puedan llegar a dinamitar la dinámica habitual y deteriorar la convivencia. Estos pueden ser algunos ejemplos:

  • Dificultad en el establecimiento y cumplimiento de normas y límites

    Implantación de pautas educativas y de crianza saludables.

  • Dificultad en la adaptación al cambio

    Llegada de un nuevo miembro a la familia, pérdida de un ser querido, cambio de domicilio o trabajo, separación o divorcio, etc.

  • Problemas de comunicación y convivencia

    Dificultad para le expresión o identificación de las emociones y/o necesidades.

  • Conflictos entre miembros de la familia por su conducta o comportamiento

    Agresividad, faltas de respeto, falta de entendimiento, aislamiento, etc.

La primera consulta es gratuita para que podáis explicar lo que sucede, cómo os sentís y veamos la mejor forma de abordar el problema. Es posible tengan que acudir a consulta varios de los integrantes de la familia, a veces juntos, a veces separados pero siempre con objetivos comunes, remando en la misma dirección.

Desde Centro Anta, queremos asesoraros y tenderos una mano en esta travesía.